Enciclopedia de los supervivientes

Enciclopedia de los Supervivientes

Desde que el mundo se fue al garete, las iniciativas culturales, como es lógico, pasaron a un segundo plano empujadas por la necesidad inmediata de sobrevivir. Caídos los gobiernos y reinando la anarquía absoluta en todos los territorios conocidos, los museos, las bibliotecas, los centros de enseñanza… todo fue abandonado. Muchos de los edificios que quedaron en pie tras las duras batallas de los primeros meses de la epidemia sucumbieron ante el abandono, los saqueos o los desperfectos. Los fondos de miles de bibliotecas y pinacotecas de todo el mundo fueron saqueados, en algunos casos, por puro vandalismo y, en otros, por personas ávidas de encontrar material combustible con el que hacer hogueras para pasar el duro invierno.

Tras la epidemia llegaron años de oscuridad, años de barbarie, años de violencia. El ser humano se animalizó. Tuvo que animalizarse. El instinto le obligaba a sobrevivir y la única forma de sobrevivir era olvidándose de la civilización y volviendo a los orígenes. La sangre, el sudor, las lágrimas. La desconfianza, el egoísmo, la supervivencia. No había más. El ser humano, de la noche a la mañana, dejó de ser cazador para ser presa y muchos años tuvieron que pasar para que la situación comenzara a cambiar de nuevo.

Sin embargo, la memoria del pasado glorioso se preservó entre los supervivientes. Y cuando los campamentos comenzaron a asentarse y a convertirse en lugares seguros para reconstruir el mundo, muchos necesitaron recuperar la parte de sí mismos más humana, esa porción durante tanto tiempo oculta por el instinto de supervivencia.

Hacia el año 2020, uno de esos grupos de supervivientes logró convencer al Gran Mariscal de la conveniencia de recuperar la historia de los años oscuros, los primeros tres años de la gran epidemia. El proyecto fue creciendo y, en poco más de dos años, abarcaba no solo aquellos tres años de infame recuerdo, sino toda la historia reciente, desde el primer día de la epidemia, hasta la fundación de la Región Pirenaica Libre.

En el momento de su publicación, el equipo científico de la Enciclopedia trabajaba en otro proyecto de sumo interés: la recuperación de todo el saber científico, cultural y artístico perdido durante los primeros años de la epidemia, el lustro del miedo. Si la elaboración de la Enciclopedia de los Supervivientes fue una tarea ardua, este nuevo proyecto supera lo imaginable. Hasta la fecha, no se tienen noticias sobre su puesta en marcha. El Gran Mariscal lo anunció a bombo y platillo en su último pleno de consejeros. Sin embargo, muchos desconfían de las posibilidades reales del proyecto.

******

Fuente de la fotografía: Nart Tale de Davide Taviani.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s